Concepto de franqueza

La palabra franqueza es un sustantivo abstracto que deriva de franco, adjetivo que proviene etimológicamente del vocablo germánico “frank” con el significado de “libre”. Esta libertad la tiene quien cuando se expresa no oculta lo que sabe, siente o piensa. La franqueza es una virtud similar a la sinceridad, aunque más intensa, ya que la franqueza no tiene ningún tipo de barrera a la verdad, la que es expuesta de modo abierto y sin ninguna clase de ocultamientos. La franqueza impide no responder, y no solo no mentir; el alma debe desnudarse ante el otro, sin esconder nada; o ante uno mismo, pues la franqueza es también no mentirse el propio individuo con respecto a sus pensamientos, ideas, o creencias, aún cuando las consecuencias sean desagradables.

Concepto de franqueza

La franqueza como todas las virtudes es un ideal difícil de alcanzar; y como toda virtud debe ejercerse con moderación, ya que el extremo puede llevarnos al vicio de la crueldad. Por ejemplo, si alguien padece una grave enfermedad, no es necesario que le expongamos todos los detalles de su próxima agonía, pues con ello no lo ayudamos. Podemos ser sinceros, expresando la gravedad de la dolencia, pero sin ser morbosos y crueles.

Tiene íntima relación con la honestidad, virtud de quien es honrado, justo y decente; por ende, franco.

Existen profesiones donde la franqueza no puede ser desplegada en su plenitud, como el caso de los abogados, quienes deben callar ciertos secretos revelados por sus clientes que podrían perjudicarlos.

Franquear, en el sentido de estar libre de tributos, tiene el mismo origen etimológico, al igual que franquicia.