Concepto de gens

La palabra “gens” de origen latino significa familia. De mismo origen son: gen, gente, generación o genética.

La “gens” es una institución que en la Antigua Roma precedió al Estado y contribuyó a formarlo. Cada “gens” estaba integrada por personas que decían descender de un antepasado mítico en común, que le daba nombre a la “gens” (el “nomen gentilicium”) y estaban sometidas a la “potestas” (poder) de un líder, que pronto lo adquirió el varón más aciano del grupo, “el pater”. Cada “gens” era una unidad política, económica, militar y religiosa. Cada “gens” tenía un territorio propio integrado por las viviendas de sus miembros, y los predios que cultivaban o hacían pastar a su ganado. Tenían sus propios dioses, un culto y ritos funerarios comunes.

Cicerón enumeraba las siguientes características propias de las gens:

1. Sus miembros son ingenuos (siempre han sido personas libres)
2. Ninguno de sus ascendientes fue esclavo
3. No sufrieron ninguna “capitis deminutio” (nunca perdieron ni el estado de libertad, ni el de ciudadanía ni dejaron de pertenecer a su familia).

Entre los miembros de la “gens” nacía un vínculo jurídico de gentilidad, que les otorgaba según la Ley de las XII Tablas, derechos sucesorios, en la herencia “ab intestato” (sucesión legítima, a falta de testamento) si no había herederos directos o agnados (parientes por vía masculina) próximos en grado. De entre ellos, a falta de agnados próximos se elegía el tutor, si éste no había sido designado por el “pater” en su testamento.

Al principio solo estaba constituida por patricios, pero luego fueron incorporados los plebeyos como clientes, y más tarde al permitirse el casamiento entre patricios y plebeyos, pasaron éstos a formar parte de ellas. La “gens” como institución perdió vigencia a comienzos de la época imperial.