Concepto de hito

Originada etimológicamente en el latín “fictus”, con el significado de “clavado” o “fijado”, aplicábase “fictus” a los postes de madera o piedra, que se clavaban en la tierra con la finalidad de establecer límites, mostrar direcciones o practicar tiro. Se pintaban de blanco, y de allí deriva la práctico de tiro al blanco. La letra “f”, al pasar a nuestro idioma se cambió por “h”, como sucedió con otras palabras como “fierro” que se convirtió en hierro.

Es por esa razón que hito pasó a designar una marca o pauta de delimitación de etapas o épocas, o que marca una dirección o distancia (hito kilométrico) o que designa un emblema.

Concepto de hito

En la Historia, un hito, marca un antes y después, un cambio de magnitud, que modifica el rumbo de una cultura o de una ideología. Por ejemplo, la invención de la escritura, la adopción del cristianismo por el imperio romano o la revolución francesa, fueron hechos tan importantes en la historia del mundo que merecen ser calificados como hitos. Ejemplo: “El descubrimiento de América fue un hito muy importante y controvertido, que es tomado por algunos historiadores, como el comienzo de la Edad Moderna”.

En Arquitectura un hito es una edificación que por ser conocida popularmente, y valorada por su técnica de construcción, por su simbolismo, por su historia, puede ser usada como referencia para reconocimiento y orientación de los visitantes o ser atractivo turístico.

Geográficamente los hitos o mojones, siguen usándose para delimitar propiedades y territorios privados y públicos, incluyendo fronteras nacionales. Pueden estar identificados en los mapas.