Concepto de resignificar

Resignificar, significa dar un nuevo significado a una cosa o situación, o sea, adjudicarle una idea mental diferente de la que, hasta entonces, se había tenido, de modo personal o colectivo. Las personas y las culturas van cambiando, y lo que en un momento parecía claro en cuanto a su significado, la evolución de las costumbres, nuevos hallazgos, la madurez alcanzada, puede analizar los mismos sucesos, y tener sobre ellos una mirada diferente, que los resignifica, y les da, una nueva comprensión y valoración.

Por ejemplo, resignificar un recuerdo doloroso de la infancia, de acuerdo a la condición actual de adulto, puede significar comprenderlo con mayor claridad y darle otro sentido. Tomemos el ejemplo, del trauma generado al niño por la separación de sus padres, que, en ese momento él entendió que era por su culpa, y que provocaría una gran crisis familiar; y hoy, ya adulto, lo resignifica, como que los padres se dieron una nueva oportunidad, pues ya no se amaban y decidieron continuar sus vidas, más sanamente, y amándolo, a él, como siempre.

En un hecho histórico, la resignificación, puede ocurrir, cuando se descubren o salen a la luz, situaciones que le quitan a un héroe, o a un hito histórico, su halo de virtud intachable, o viceversa. Esto sucedió, por ejemplo, con el descubrimiento de América, considerada una hazaña de Colón; que trajo la cultura occidental y cristiana al Nuevo Mundo, de acuerdo con las enseñanzas tradicionales, y hoy se resignifica, como un acto de destrucción de la cultura aborigen y de falta de respeto a los pobladores originarios, a quienes masacraron, los condenaron a labores inhumanas y les impusieron una religión por medio de la violencia.

En el arte, resignificar una obra artística, es encontrar en ella un mensaje diferente al que se había encontrado antes. Puede resignificarse una obra de arte de otro artista, utilizando partes de ella, en una obra propia, pero dándole otro sentido, ya sea, citándola o parodiándola.
El arte callejero, consiste en resignificar los espacios urbanizados, y plasmar en lugares visibles, con un mensaje crítico o subversivo, a la realidad cotidiana.

En las últimas décadas se ha logrado resignificar el rol de la mujer en la sociedad, tras una lucha intensa, que se inició a mediados del siglo pasado, con la asunción por parte de la mujer de derechos políticos, y que fue, paulatinamente, escalando posiciones, tanto en la política, como a nivel empresarial y profesional; dejando de estar su actuación reservada solo al ámbito doméstico, al que tampoco renuncia, siendo una responsabilidad que comparte con su pareja.