Concepto de institución

Las instituciones, para la Sociología, son modos de actuar compartidos socialmente, organizados, estructurados, reglados, jerarquizados, cooperativos, con estatus y roles definidos y relacionados entre sus miembros y con una importante misión, que trasciende los fines individuales de sus miembros, con vocación de permanencia, aún cuando puedan sufrir modificaciones con el paso del tiempo.

Las instituciones con fines similares conforman un orden institucional (familiar, económico, político, militar, religioso). En este sentido son instituciones, la familia, la iglesia o el Estado. Estas tienen un asentamiento físico. Sin embargo hay otras instituciones que sirven para ordenar la convivencia social de modo estable, pero son de existencia inmaterial, como son las normas jurídicas, pues el concepto de institución no se identifica ni con personas ni con grupos, sino con pautas de conducta comunes, que por supuesto necesitan estar impuestas por humanos, y destinadas a personas. Las pautas de conducta, y por ende las instituciones, varían entre diversas sociedades.

Las instituciones tienen como fin fundamental y común tratar de uniformar conductas para quienes desempeñas los distintos roles, con fines de lograr una convivencia más predecible (cada uno conoce cómo debe actuar un padre, un maestro, un presidente). A su vez cada orden institucional posee fines específicos, por ejemplo, la familia la de encauzar los vínculos sexuales y la crianza y educación de los hijos; las religiosas la de establecer una relación entre el individuo y lo divino, etcétera.

También solemos emplear el término para ampliarlo a otros casos, por ejemplo, cuando una persona es representativa de una comunidad, reconocida, respetada y valorada por sus miembros, se dice que es una institución, como alguien permanente y característico de ese grupo.