Concepto de instrucción

La palabra instrucción se deriva en su etimología del vocablo latino “instructĭonis”, con el significado de construir interiormente; transmitir a otro, conocimientos, habilidades y destrezas, para que los acumule. Si bien es similar a educar, este acto alude a la formación integral de una persona, mientras que la instrucción es más bien dotar de una serie de reglas, contenidos, datos, pero sin realizar sobre ellos valoraciones críticas.
La instrucción puede hacerse en numerosos ámbitos, familiar, religioso, militar, escolar, etcétera; y aún en forma de códigos, lo que ocurre en Informática, donde se le entregan datos a un ordenador para que los ejecute en forma de programas.

Concepto de instrucción

Se habla de nivel de instrucción para hacer referencia al grado académico que se ha alcanzado en la educación formal. Ejemplo: “he llegado en nivel de instrucción hasta el universitario, mientras que mi hijo ni siquiera terminó la primaria”, “yo completé mi instrucción en establecimientos públicos, mientras mis primos concurrieron a institutos privados”.

Un manual de instrucciones son la serie de pasos que explica el proceso de instalación o funcionamiento de algún aparato, para que el usuario pueda valerse de él de modo eficaz. Acompañan generalmente en formato de libro o en CD al producto adquirido. Ejemplo: “este lavarropas es tan sofisticado que tendré que leer el manual de instrucciones si quiero aprovechar al máximo todas sus funciones”. Las instrucciones también pueden ser dadas por una persona a otra, para que cumpla sus obligaciones: “mi jefe me dio instrucciones de cómo quería que hiciera el trabajo” o “tengo claras y precisas instrucciones de cómo realizar el ataque armado”.