Concepto de oligopolio

El prefijo griego “oligo” significa pocos, y “polio” vendedor, por lo cual podría definirse el oligopolio, en economía, como una forma de mercado donde existen pocos productores o vendedores, que acaparan el consumo, pero repartido entre ellas, sin que ninguna logre imponerse sobre las demás. Como ése es su deseo, la puja por prevalecer desatará una feroz competencia de precios y calidad diferencial, para posicionarse como empresas únicas y que la demanda se vuelque hacia ellas. Eso es bueno pues la constante búsqueda de maximizar sus ventas ajustando calidad y precios, hará aparecer productos cada vez más novedosos y de buena calidad, a un precio razonable. Sin embargo, en la práctica la empresas tienden a llegar a acuerdos, sobre todo en el tema de precios, para no perder ganancias, y mantener el valor del producto elevado.

Para empresas nuevas es difícil entrar a un oligopolio pues la competencia ya es demasiado fuerte entre las empresas existentes, que ya tienen captada su clientela, y han realizado grandes inversiones de dinero en materias primas, maquinarias, publicidad, etcétera. La nueva empresa deberá contar entonces con mucho capital para invertir en estas cuestiones, y no quedar relegada del mercado.

Si estas empresas en lugar de competir entre ellas, se unen para lograr beneficios comunes y mayor fuerza en el mercado, será beneficioso para ellas, pero perjudicial para los consumidores pues estructurarán una especie de empresa única fuerte, adicionando todas las empresas en una causa común, lo que hará subir los precios y no habrá tanta preocupación por la calidad, pues se habrán convertido en una especie de monopolio. En algunos casos podrán repartirse zonas, donde cada una de ellas tenga la exclusividad.