Concepto de palacio

En la Antigua Roma, una de las siete colinas en la que esta ciudad se fundó, la más céntrica, era el Palatino o en latín “palatium” donde residía el emperador y estaban ubicadas las residencias más suntuosas. De allí el término pasó a nuestro idioma y se hace referencia con él, a toda edificación muy amplia y lujosa: “Juan gana mucho dinero, y su casa es un verdadero palacio”. Se usa también para designar la sede de instituciones prestigiosas a nivel gubernamental, como por ejemplo cuando decimos el palacio de gobierno, significado que ya se usaba desde la antigüedad y el medioevo.

Concepto de palacio

En el antiguo imperio asirio, el palacio fue un elemento político clave, y organizado funcionalmente. El Rab Ekallim era el funcionario que tenía a su cargo la organización cortesana, ayudado por varios funcionarios, jerárquicamente dispuestos. Allí residían la reina madre y el príncipe heredero al trono. En la primera mitad del siglo IX a. C Asurnasirpal II, fundó Kalhu, convirtiéndola en la capital del reino, y construyó allí el palacio real, destacado por mostrar en esculturas con relieve, las hazañas del rey, en cacerías y campañas militares.

Durante el reinado de Asurbanipal (669-626 antes de Cristo), la capital era Nínive, donde eran muy representativos sus palacios y templos, construidos sobre montículos.

Los príncipes germanos de la Alta Edad Media residían en palacios, al igual que los reyes, que iniciaban la cadena de los feudales, que también acostumbraron a vivir en grandes construcciones de piedra fortificadas, aunque para ellas se prefiera el nombre de castillos.

La distinción entre palacios urbanos y castillos rurales es francesa. Así por ejemplo, la residencia del monarca francés ha sido históricamente el conocido por nosotros como palacio de Versalles, que para los franceses es un castillo “château” porque está ubicado lejos del centro urbano.

Muchos palacios de la antigüedad, hoy en día son museos, como el del Louvre, que era el palacio real construido en el siglo XII y que fue reemplazado por el palacio, o mejor dicho, el castillo de Versalles en el siglo XVIII como residencia real, el que fue protagonista de la Revolución Francesa.