Concepto de presupuesto

La palabra presupuesto proviene en su etimología del latín “presuppositus”, compuesta por “pre” = antes; “sub” = abajo, y “positus” = puesto, aludiendo a lo que ya está contenido en una situación, explicación o idea, previsto en ella. Por ejemplo, si una persona recibe tratamiento médico se presupone que está enferma; si un alumno repite un curso o reprueba un examen, se presupone que no sabía; si una persona deja a otra su herencia, se presupone que desea beneficiarla, etcétera.

En general se usan para predecir lo que costarán ciertos productos, arreglos, o para ver si los recursos con que se cuenta serán suficientes para hacer frente a las necesidades. Ejemplos: “mi presupuesto no alcanza para comer, vestirme, pagar el alquiler y mandar los niños al colegio, habrá que ajustar los gastos”; “el albañil me pasó el presupuesto para arreglarme la casa, que incluye materiales y mano de obra, pediré otro para comparar”.

Los presupuestos son muy usados en el ámbito económico, para planificar el desenvolvimiento empresarial a través de un plan sistemático y flexible, que se expresa en dinero, donde teniendo en cuenta los recursos se plantea un esquema de acción hacia un fin, en forma globalizadota. Hay diferentes clases de presupuestos, como el de producción, que informa sobre los materiales que se han de comprar, de lo que deviene el presupuesto de compras. A su vez el presupuesto financiero refleja las entradas y salidas de fondos.

A nivel estatal el presupuesto anual fija las partidas que se asignarán a cada una de las áreas a su cargo, como salud, educación o seguridad, teniendo en cuenta los ingresos previstos. La aprobación del presupuesto le corresponde al Poder Legislativo (Congreso o Parlamento).