Concepto de hacienda

La palabra hacienda procede en su etimología del latín “facienda”, vocablo compuesto por el verbo “facer” en el sentido de “hacer”, más el sufijo “enda” formador de gerundio.

Una hacienda es una finca ubicada fuera de la zona urbana (en el área rural) que se destina a la producción agropecuaria, especialmente agrícola, teniendo un tamaño grande, coincidente con los latifundios, con enorme producción, donde también existen, emplazadas, construcciones de alto valor arquitectónico, donde reside su dueño, en la más suntuosa, y el personal a cargo (capataces y peones) en las más modestas. Se originaron en Andalucía (España) y se importaron con la conquista al territorio americano. Quien es dueño de una hacienda recibe el nombre de hacendado, y se lo considera una persona muy adinerada y por lo tanto con gran poder económico. Ejemplo: “Se casó con un viejo y rico hacendado, es dudoso si lo hizo por amor o por dinero”. En Argentina una hacienda es además el conjunto de ganado, especialmente vacuno, aunque los terrenos extensos destinados exclusivamente a la cría de ganado se llamen estancias.

En Economía, hacienda es sinónimo de patrimonio, de conjunto de bienes de una persona física o jurídica. Sin embargo, el uso más frecuente es para referirse al patrimonio estatal o hacienda pública. En este sentido el Ministerio de Hacienda, es uno de los siete organismos ministeriales que colaboran con el Poder Ejecutivo argentino, en este caso, en todo lo relacionado a cuestiones económicas: medidas políticas, comercio, acuñación de moneda, presupuesto, régimen fiscal y relaciones económicas con las provincias y la Ciudad autónoma de Buenos Aires, recaudando y distribuyendo las rentas nacionales. Todos los ministros están coordinados por un Jefe de Gabinete con quien también deben cooperar. Deben seguir las indicaciones presidenciales y ejecutar proyectos. Por ser un país federal cada provincia tiene, además, su propio Ministerio de Hacienda.