Concepto de fundo

La palabra fundo nos llegó desde el latín “fundus”, en el sentido de base o fundamento, aplicado por los romanos a las tierras o “ager”, que se distribuían entre los ciudadanos en propiedad o posesión, siendo la esencia o base (de ahí el nombre de “fundus”) de las riquezas del pueblo romano, esencialmente agrícola, en su actividad económica, aunque sobresalieran, en otro aspecto, como eminentes guerreros. Los fundos, fueron, originariamente unidades agrícolas independientes, conocidos como fundos rústicos. Al edificarse,k conformaron fundos urbanos. Los fundos rústicos, ubicados dentro de Italia, fueron contemplados de modo especial, ya que conformaban una especie dentro de las cosas consideradas más importantes, “res mancipi”, que necesitaban, para ser transmitidas en propiedad, de un procedimiento solemne de tipo privado, llamado “mancipatio” o la intervención de un magistrado, en un medio de transmisión dominial, conocido como “in iure cesio”.

En la actualidad, se conoce como fundo a las fincas rústicas, ya sean granjas, chacras, campos o haciendas. Lo fundamental de un fundo es la tierra, bien inmueble por naturaleza, que sirve de sustento tanto al sembradío, como a las construcciones que se alzan sobre él, y que poseen límites, que indican hasta dónde se extiende el derecho de propiedad de su dueño; lo que debe figurar en la escritura de dominio, y se visualiza mediante alambrados, vallas o mojones.

Hasta el nacimiento de la industria, la riqueza estaba determinada por la propiedad de la tierra, y, de ahí su carácter de fundamento (fundo) de las actividades económicas primarias.

En Chile y Ecuador, un fundo es una explotación agrícola determinada por ser su extensión, más que la de una chacra, que no mide más de 100 hectáreas, pero menor que una hacienda, que mide más de 200 hectáreas.

Los Fundos Zamoranos, son cooperativas de agricultores venezolanos, que reciben sus tierras del Estado, en posesión y con derecho a explotación agropecuaria. Estos fundos son transmisibles por herencia, pero sin derecho a enajenarlas, puesto que no son de su propiedad, sino que se trata de tierras recuperadas o expropiadas por el INTI (Instituto Nacional de Tierras)

Por otro lado, fundo, es la acción del verbo fundar, conjugado en primera persona del singular del modo indicativo, refiriéndose a crear o establecer algo, por ejemplo: “En este acto, fundo este hospital, en nombre del gobierno de la ciudad” o “Fundo mi doctrina sobre la base de la justicia y el bien común”.