Concepto de hacendoso

La palabra hacendoso se derivó del término hacienda, a su vez procedente del verbo latino “facere”, que se traduce como hacer.

Alguien hacendoso es el que hace muchas cosas en forma responsable y diligente, aplicándose especialmente al trabajo doméstico.

Ser hacendosa, y realizar con esmero las tareas del hogar era una virtud muy preciada en las mujeres, y aunque hoy también es valorado, la evolución de las costumbres y los nuevos ámbitos en que la mujer ha logrado incursionar, hacen que se vea como un calificativo machista, ya que las tareas del hogar se consideran que deben ser compartidas por ambos sexos, pues tanto hombres como mujeres también trabajan fuera del hogar y utilizan el ámbito doméstico.

Las tareas hogareñas que bien realizadas hacen que quien las ejecute pueda merecer considerarse hacendoso/a, son: limpieza del hogar, cocina, planchado, lavado de ropa y de enseres, cuidado de los niños, costura, bordado, tejido, etcétera. Muchas de estas ocupaciones, gracias a la tecnología son realizadas por máquinas que contribuyen a aliviarlas, como los lavarropas automáticos, las aspiradoras de pisos y productos de limpieza tales como desengrasantes o quita manchas.

Ejemplos: “Mi abuela es muy hacendosa, pertenece a la época en que las mujeres se dedicaban plenamente a las tareas del hogar, cocina todo en su casa, jamás adquiere comida hecha, y la ropa que luce es confeccionada por sus propias manos”, “No soy muy hacendosa, prefiero trabajar en la oficina y tener personal de limpieza en mi casa” o “Debes procurar que los niños sean hacendosos, al menos que se hagan sus camas y colaboren con algunas otras sencillas tareas del hogar”.

“La araña hacendosa” es un cuento infantil del escritor e ilustrador estadounidense Eric Carle, nacido en 1929 que relata la historia de una araña que en un prado se dedicaba afanosamente a tejer su tela sin siquiera responder a las invitaciones a hacer otras actividades que le proponían los animalitos del campo. A lo único que le prestó atención es a una mosca que atrapó en su tela. Luego se quedó profundamente dormida. Es una loa al trabajo, aunque apreciando el cuento con espíritu crítico, la araña por ser tan hacendosa descuidó sus relaciones sociales y si bien consiguió el alimento, se durmió extenuada. Si bien es positivo que los niños valoren el trabajo, éste no debe ser esclavizante ni privar a nadie de algunos placeres, como son los de tener momentos para compartir con amigos, que son también imprescindibles.