Concepto de hogar

La palabra hogar surgió a partir del latín “focus”, que significa “fuego”. En la antigüedad griega y romana, el fuego era un elemento importante de la casa familiar, donde se honraba, en Grecia, a la diosa Hestia, y en Roma, a la diosa Vesta, a quien se le rendía culto en el ámbito público y privado. En las casas romanas, había un fuego sagrado, sitio de reunión familiar y centro de eventos sociales importantes, como la celebración de un tipo de matrimonio ritual, llamado “confarreatio”, en el que también participaba la autoridad religiosa. Es por ello, que hogar se usa tanto en el sentido de “fuego” como de vivienda familiar, especialmente aquella donde existe un vínculo espiritual entre sus integrantes.

El lugar de residencia de una persona, se conoce como hogar. Allí se ubica su domicilio real, y es el ámbito donde se desarrolla su vida privada, lo que los griegos llamaban “oikos”. En torno al hogar existe una industria, destinada al amueblamiento, decoración, limpieza del mismo, etcétera. En el seno del hogar, se tejen las relaciones familiares y a él se invitan a amigos y conocidos cercanos. Ejemplos: “Me gusta estar en la comodidad de mi hogar, rodeada de mis afectos, cuando llego cansada de trabajar” o “En el hogar de mi infancia me enseñaron los valores que me acompañarán durante toda mi existencia”.

En ocasiones, se diferencia la casa, el lugar físico que sirve de morada, del hogar, donde, además, se encuentra el sitio de sosiego, de paz y relajación.

Por extensión, también se le llama hogar, a la ciudad o país donde se han echado raíces y se ha convertido en el sitio donde la persona se siente cómoda y segura. Ejemplo: “He encontrado mi hogar en esta pequeña ciudad fronteriza, donde conseguí trabajo y formé una linda familia”.

Son hogares, algunas residencias destinadas a grupos específicos, que necesitan ayuda y contención, como hogares de tránsito, hogares de huérfanos u hogares de ancianos.

También se usa para designar el hábitat de los animales, por ejemplo: “El incendio forestal dejó a muchas aves sin hogar”.

Se llama hogar, al fuego, que sirve como fuente de calor y para cocer los alimentos. Los hogares, destinados a calentar los ambientes pueden ser los tradicionales a leña, que se complementan con una chimenea para permitir la salida del humo; o los más modernos, a gas que no necesitan chimenea, pero no son ecológicos ni aportan calor residual.