Concepto de atizar

Atizar es un verbo transitivo, regular, de primera conjugación que llegó a nuestro idioma desde el latín “attitiāre”, término que se formó por derivación de “titiōnis”, que puede traducirse como "tizón”, que es un trozo de madera que se está encendiendo.

En sentido amplio, atizar es incrementar, de modo natural, accidental, intencional, culposo o doloso, algo material o inmaterial que era incipiente, o, al menos le faltaba desarrollo y expansión. Puede ser una acción positiva, si el aumento provoca beneficios; o negativa, si ocasiona dolor o pérdidas.

Distintos sentidos del término atizar

En sentido material

En un primer sentido originario, se habla de atizar el fuego, cuando se revuelven las brasas, los leños o carbones, con el fin de que el fuego cobre más fuerza, se avive, o de agregarle material combustible con mismo objetivo. Es lo contrario de apagarlo, que es, por ejemplo, la tarea que cumplen los bomberos.

Atizar el fuego puede ser un fin buscado, como cuando se quiere que el fuego destinado a la cocción de alimentos, o el de una chimenea, se haga más potente, para que cumpla su objetivo con mayor eficacia. Para ello se usan los atizadores, que es un utensilio fino y alargado, hecho de hierro, cuya punta es curva, para conseguir enganchar los elementos que va a remover para dar mayor vigor a las llamas.

Cuando se produce un incendio, el fuego puede atizarse o incrementarse, de modo natural, por ejemplo: “El fuego se atizó cuando alcanzó la construcción de madera”, pero también intencional: “El delincuente atizó el fuego rociando combustible, para borrar totalmente los rastros que lo comprometían en el terrible hecho”.

También se usa como sinónimo de asestar, o sea, de dar un golpe: “Le atizó una bofetada para desembarazarse del acosador”.

En Ecuador se utiliza el término para la acción de ingerir bebidas alcohólicas: “Los invitados se atizaron demasiada cerveza, y muchos se sintieron descompuestos”.

En sentido inmaterial

Se habla de atizar referido a las pasiones y deseos, cuando se realiza alguna acción, voluntaria o involuntaria, con el fin de incrementarlos, por ejemplo: “La llegada de mi sobrino atizó mis deseos de convertirme en madre”, “Las relaciones entre ambos países, que estaban ya muy tensas, se atizaron con el cierre de la embajada”, “La mala decisión del árbitro de fútbol, atizó los ya caldeados ánimos de los hinchas, que se enfurecieron”, “No debes dejar que la rutina acabe con la pasión en tu matrimonio, debes atizar la llama con esfuerzo constante, de amor, expresiones de afecto, y comprensión”.