Concepto de proletario

El origen del término proletario es latino. Procede de “proletarius” que es el que tiene solo “prole”, o sea hijos. Palabra integrada por el prefijo que indica antelación: “pro” y por el verbo “alere” = criar o alimentar.

El censo en la Antigua Roma se hacía a partir de las reformas de Servio Tullio de acuerdo a la fortuna, y si eran o no propietarios de tierras. Entre estos últimos, los proletarios eran solo aquellos que podían contribuir al engrandecimiento del Estado con la participación de su prole en las campañas militares, que era uno de los objetivos del censo, aunque recién esto se les permitió tras las reformas que efectuó Cayo Mario a partir del año 107 antes de la era cristiana. El otro, la contribución impositiva, no los afectaba, pues no poseían bienes materiales.

Concepto de proletario

Muy lejos en el tiempo, desde aquella Roma del rey Servio Tullio (578-534 a. C.) se usó la palabra proletario, en el siglo XVI en Inglaterra para nombrar a la clase social más baja, y luego la palabra proletario resurgió con un sentido altamente revolucionario en la obra de Karl Marx que denunció la explotación de los obreros por parte de sus patrones. A los primeros los llamó proletarios porque al igual que aquellos romanos de antaño carecían de bienes materiales y debían vender su capacidad laboral a los burgueses capitalistas en las mismas condiciones que cualquier mercadería, regidos por la oferta y la demanda, y siendo esta última escasa, y mucha la oferta, los abusos eran cotidianos tanto en materia del monto de pago de los salarios como de las condiciones de trabajo que resultaban insalubres e indignas.

Karl Marx y Friedrich Engels los califican en el Manifiesto Comunista como asalariados modernos que para poder vivir deben vender su fuerza de trabajo.

Para estos autores la lucha de clases reivindicaría su posición en la sociedad, para lograr destruir el capitalismo y hacer nacer una sociedad carente de clases y desigualdades sociedades.