Concepto de reputación

La palabra reputación proviene en su etimología del latín reputatĭonis , y designa el efecto de reputar, en latín, “reputare”, en el sentido de considerar o apreciar.

Si intentamos definir reputación, podemos decir que es la opinión, fundada o no, que algo o alguien goza en un conjunto social, y es culturalmente construida. La buena reputación es sinónimo de prestigio, notoriedad y buen nombre; la mala reputación equivale a deshonra o descrédito.

En el caso de las personas, la buena reputación puede ganarse por las obras que hizo y/o hace, por los méritos en su trabajo o estudio, por su nobleza, etcétera. Como vemos la buena reputación puede darse en todos los aspectos de una persona o solo en parte: por ejemplo “ese hombre es un caballero, atractivo, trabajador y amable; su reputación es intachable” y “María tiene una buena reputación como estudiante, pero es mala compañera”, respectivamente.

Concepto de reputación

La reputación es como dijimos, producto de una construcción social, y los medios masivos de comunicación contrivuyen a ello a traves de la propaganda, como ocurre con los políticos, los actores y otros personajes públicos. En comunidades pequeñas la reputación se va construyendo a través de la divulgación de las opiniones particulares, boca a boca.

Internet como medio masivo por excelencia en la actualidad también genera prestigio a personas, empresas o marcas, lo que se denomina reputación on line. Por ejemplo quienes venden productos por Intenet, van generando su buen nombre o buena reputación luego de cumplir con sus obligaciones en la historia de transacciones que han realizado, lo cual se expone en comentarios y foros, y esto les genera confianza en la clientela.