Concepto de deshonra

La palabra deshonra es un calificativo negativo, integrado por el prefijo privativo “des” sobre el término “honra”, del latín “honos” en el sentido de “honor”, que es la dignidad de una persona.

La diferencia entre honra y honor, es que este último hace a la integridad individual, a su interior, mientras la honra es la imagen pública que proyecta ese honor.

La deshonra es un atentado contra el buen nombre de alguien, que implica rebajarlo en su condición humana, humillarlo y degradarlo frente al conjunto social.

La deshonra social puede provenir de hechos realizados por el sujeto, o actitudes que ha tomado, que la comunidad que integra considera profundamente disvaliosos, dependiendo de cada código cultural. Por ejemplo: “Mi hijo deshonró a nuestra familia al convertirse en un delincuente” o “Deshonras nuestro apellido al dar una imagen de holgazán, ebrio y atrevido”.

La deshonra es algo muy temido por las personas, y en la antigüedad era severamente castigada. En Roma por ejemplo, la tacha de infamia, consistía en un castigo impuesto a los ciudadanos por los censores para aquellos que habían cometido actos deshonrosos, ya sea contrarios a la moral o costumbre, o delitos, lo que les impedía entre cosas testificar o votar en los comicios.

Los caballeros medievales eran ejemplo de fidelidad y de honra; y en general, en todo aquello relacionado a la defensa del territorio era deshonroso la deserción o la traición a las legiones o tropas, además de ser delitos gravísimos severamente penados.

Entre los siglos XV y XX aquellos caballeros que sentían que habían sido deshonrados podían retar a duelo al autor del hecho, donde se enfrentaban en combate formal y ritual a efectos de obtener venganza y la reparación de la honra herida.

Delitos tales como el abuso sexual o la violación, son contrarios a la honra, pues atentan contra la intimidad de la persona y su buena reputación, haciendo realizar a la víctima deshonrada actos contrarios a sus deseos bajo amenazas, engaños o coacción.

En el Cine, “Deshonra” es el título de una película dramática argentina de 1952, en blanco y negro, dirigida por Daniel Tinayre, ambientada en una cárcel femenina, donde una mujer es obligada a expiar una culpa que no cometió.