Concepto de despliegue

La palabra despliegue procede del verbo desplegar, y significa extender o expandir lo que estaba plegado, doblado o sometido.

Se usa en diferentes ámbitos:

En sentido literal, de quitar pliegues: “Despliega estas telas sobre el mostrador así el cliente puede apreciarlas mejor”, “El barco partió desplegando sus velas” o “despliega tu vestido que se ha doblado en la parte posterior”.

En la Marcha de San Lorenzo, escrita por Carlos Javier Benielli, en 1907, en homenaje al combate de San Lorenzo donde resultaron victoriosas las tropas argentinas sobre las realistas, puede leerse en la estrofa tres, la palabra desplegado, referido al pabellón o bandera roja del enemigo, que flamea, abierta por el viento.

Cuando se dice que un ave desplegó sus alas, indica que las abrió colocándose en posición de vuelo: “El pajarito desplegó sus alas pero los barrotes de la jaula pusieron un límite a sus ansias de volar”.

En la milicia se dice que las tropas de despliegan cuando se abren dispuestas a ejercer una acción bélica: “El ejército se desplegó por el territorio enemigo y avanzó en medio de una terrible balacera, sembrando el terror”.

Desplegar fuerzas significa sacarlas de su estado de letargo y ponerlas a trabajar con algún fin: “Debemos desplegar nuestras fuerzas si queremos terminar de construir la casa a tiempo”.

Desplegar la imaginación refiere a tratar de usar esa capacidad humana para crear en la mente cosas que escapan a la realidad. “Si quieres ser un verdadero artista debes desplegar tu imaginación” o “Para encontrar soluciones alternativas debes desplegar tu imaginación”.

Cuando se hace mucha inversión en algo ya sea de recursos materiales o inmateriales también se habla de despliegue: “En la fiesta no escatimaron en gastos, hubo un gran despliegue de color, música, comida y alegría”.

En el ámbito informático, una lista de despliegue, son las instrucciones que configuran una imagen de salida, que solo logrará ser ejecutada siguiendo los pasos que la lista de despliegue indica.