Concepto de sintonía

La palabra sintonía se derivó del griego “syntonos” vocablo integrado por el prefijo de simultaneidad, “syn” y “tonos” referido a la altura de un sonido. Este adjetivo que podía traducirse como “potente” o “vehemente”, fue aplicado al espíritu por Platón y Aristóteles y más tarde usado para referirse a sonidos o ritmos concordantes, significado que prevaleció.

Se utiliza en varios ámbitos:

En Física, es la igualdad de frecuencia que existe entre dos sistemas de vibraciones.

En Telecomunicaciones existe sintonía cuando coinciden la estación que emite el sonido y el aparato que lo recepta en su longitud de onda. Para lograr sintonizar el aparato receptor con el emisor se debe manipular en sus dispositivos aumentando o disminuyendo la longitud de onda a fin de adaptarlas. Así se logra escuchar o ver el programa que deseamos: “Sintoniza en canal 8 si deseas ver noticias todo el día” o “Sintoniza el canal de dibujos animados para entretener al niño”. A partir de 1980 existe la sintonización automática que hace a este proceso ágil y rápido.

En un programa radial o televisivo la sintonía es la Música que lo caracteriza e identifica, el que suele emitirse tanto al comienzo como al final del mismo, aunque también puede usarse en las pausas, como cortina musical. Es importante elegir la sintonía adecuada para cada programa, ya que debe adaptarse a su contenido. Por ejemplo si se trata de un programa romántico deberá elegirse una música suave y apasionada; si se trata de uno de diversión se preferirá una música más divertida y sonora.

Por extensión se aplica a aquellas coincidencias que se dan entre personas que comparten opiniones o formas de vida: “Juan y yo no pudimos continuar juntos ya que estábamos en diferentes sintonías, él amaba viajar, salir con amigos y divertirse hasta altas horas de la noche, mientras yo soy una mujer reservada y hogareña” o “En esta reunión me encuentro en armoniosa sintonía, ya que coincidimos en nuestro modo de pensar”.

“Sintonía de amor” es el título de una película romántica estadounidense del año 1993, que protagonizaron Meg Ryan y Tom Hanks y fue dirigida por Norah Ephron. En ella se narra una historia de amor que nace a través de una comunicación radial, cuando una joven periodista sintoniza un programa enamorándose de su conductor y haciendo tambalear su decisión de casarse.