Concepto de sociedad esclavista

La sociedad esclavista fue típica de la Edad Antigua, aunque no desapareció en las legislaciones de occidente, sino luego de la prédica de libertad de los revolucionarios franceses.

La esclavitud era la condición de cosa a que se rebajaba a las personas, ya sea como consecuencia de su nacimiento (porque su madre era esclava); porque había cometido el hombre libre ciertos delitos graves; por no haber podido abonar sus deudas; y sobre todo, como consecuencia de las guerras, pues los capturados en virtud de ellas, como había derecho a matarlos, y se les perdonaba la vida, quedaban reducidos a una existencia como hombres pero no como personas, pues podían ser maltratados, sometidos a trabajos forzados, vendidos, y hasta asesinados sin motivo, al menos en las primeras épocas de su vigencia, y en algunos pueblos más que en otros.

Sociedad esclavista

Entre las sociedades esclavistas del mundo antiguo podemos citar a Egipto, los pueblos de la Mesopotamia Asiática, Grecia, y sobre todo Roma, que por sus extensas conquistas sometió a casi todo lo que hoy conocemos como Europa y el norte africano. Sabios de la talla de Platón o de Aristóteles, que nos sorprenden por su grandeza moral, aceptaron sin embargo la existencia de esclavos.

Los esclavos representaban una mano de obra eficaz y muy barata, ya que solo requería darles de comer, mientras ellos cuidaban y trabajaban los campos de los ciudadanos ocupados en las guerras. De todos modos, había distinto trato según de que esclavos se tratara. Por ejemplo los griegos fueron en su mayoría esclavos romanos dedicados a la medicina o a la docencia. No era irreversible esa calidad, se podía conseguir la libertad si las leyes lo establecían o lo disponía el dueño.

Cuando el Imperio romano cayó, en el año 476,; junto a él, también decreció la esclavitud en Europa. El Feudalismo medieval utilizó mano de obra servil, en su relación vasallática. Mientras tanto, los aborígenes americanos, también conocieron esta institución, con características de extrema crueldad. Tras la conquista, la esclavitud siguió existiendo en América recayendo sobre la población africana, especialmente en los lugares de era escasa la mano de obra aborigen.