Concepto de afroamericano

Los afroamericanos son aquellos que habitan en el continente americano, en especial en territorio estadounidense, pero cuyos ancestros han emigrado forzadamente, traídos como esclavos, desde el continente africano, y pertenecientes a la raza negra, con características físicas fácilmente reconocibles, especialmente por el color oscuro de su tez, su cabello rizado y sus labios gruesos.

Fueron los mismos integrantes de este sector poblacional minoritario, los que adoptaron esa denominación, de afroamericanos, desde 1960, para tratar de reconocerse con un nombre sin connotaciones peyorativas, y luchar por sus derechos, luego de padecer discriminación, no solo social, sino también legal, en Estados Unidos, extendiéndose luego el nombre a cualquier lugar de América donde residiera una persona descendiente de africanos, representando en el continente un 30 % de la población.

Son más numerosos en países donde faltó población aborigen para trabajar en campos y minas, pues los habitantes autóctonos por ser escasos, o al resistir a la conquista, fueron asesinados, y entonces, para obtener mano de obra, se recurrió a traer esclavos, especialmente de la zona de Nueva Guinea.

En Estados Unidos, donde los primeros esclavos africanos llegaron a la colonia de Virginia y luego se sumaron los de la inmigración caribeña, son la segunda mayor minoría racial, luego de los hispanoamericanos, siendo el 13 % de su población, llamados también más estrictamente afro estadounidenses. Actualmente hay mucha población afroamericana en países como Haití, donde son el 95 % de su población, o en Jamaica, donde llegan al 92 %.

Muchos afroamericanos son mulatos, fruto de la unión de la población negra con la blanca, y también se los incluye en general entre los afroamericanos, aunque no son puros. Brasil tiene casi la mitad de su población compuesta por afroamericanos, aunque muchos de ellos son mulatos. Algo similar ocurre en Cuba, aunque la cifra es algo menor (un 35 %).

Aunque se ha logrado mucho por los derechos de los afroamericanos, desde el famoso discurso que pronunció Martin Luther King en 1963, donde soñaba con una igualdad entre negros y blancos, entre los cuales el ascenso a la presidencia de los Estados Unidos de un mulato, Barack Obama en 2008, es un hecho muy significativo, como también la paulatina desaparición de los barrios exclusivamente de blancos y de negros; aun son objeto de discriminación.