Concepto de empoderamiento

Empoderamiento es una palabra derivada del término inglés “empowerment” para designar el proceso por el cual las minorías (pobres, empleados, mujeres, homosexuales, aborígenes, ancianos, afroamericanos, etcétera) van tomado poder o apoderándose de sectores o espacios que antes les estaban vedados o donde si bien podían participar, lo hacían en situación de precariedad o inferioridad.

Si bien su uso en español es antiguo, como forma de apoderarse, ahora cobra un sentido reivindicatorio para que los más vulnerables puedan conseguir que su voz y su actuación sea reconocida a la par de otros sectores que tradicionalmente gozaron de esos privilegios y los monopolizaron.

Son los grupos de mujeres los que hacen más uso del término, pues también son las que han ganado mucho terreno en ámbitos de participación política, económica y social, tomando lugares de conducción y decisión donde antes o no participaban o lo hacían en un rol secundario, ya que su actuación era fundamentalmente en el ámbito doméstico. Se parte de la idea de poner a la mujer en un plano de igualdad real con el hombre en cuanto a sus potencialidades y valor, logrando que aumenten su autoestima para poder así obtener el reconocimiento social como sujetos activos del progreso cultural. Cuando la mujer, además, es pobre, tiene una doble lucha, para lograr ascender socialmente y equipararse en sus derechos.

Sin embargo, también podemos hablar de empoderamiento organizacional, hablando de la lucha de los empleados por tener un lugar en las empresas aportando su creatividad, ejerciendo control y tomando decisiones sobre su rumbo, lo que hace que se involucren más con la institución y se interesen por sus logros, lo que debe ser una propuesta aceptada también por la patronal, que debe encargarse de capacitar a sus dependientes para lograr tal desafío, que si está bien implementado aumenta la satisfacción del personal que sentirá más deseos de participar y de modo más eficiente, y redundará en beneficios para dueños y clientes.