Concepto de víspera

La palabra víspera se originó en el latín “vespera” y designa “la tarde”. Puede referirse al día anterior: “La víspera de mi cumpleaños estuve muy ocupado preparando la comida para mis invitados” o “En la víspera de mi examen estuve estudiando mucho”. También puede designar un tiempo anterior que sea más de un día: “En vísperas de la revolución los ánimos estaban muy agitados” o “Estoy en vísperas de obtener el empleo”.

Otra ocasión de usar la palabra víspera es para referirse a cualquier antecedente de otra cosa: “En vísperas de la tormenta el cielo se ennegreció” o “En vísperas de su pronta muerte, el hombre se apresuró a redactar el testamento”.

En el cristianismo, la víspera o vigilia, es la conmemoración de una festividad que comienza a celebrarse desde la tarde anterior.

La víspera de la Navidad que es el 25 de diciembre, es la Nochebuena, o sea el 24 de diciembre a la noche, donde se conmemora el nacimiento de Jesús. En la Nochebuena se recuerda este trascendente hecho con reuniones familiares cristianas (salvo ciertos grupos que no lo celebran, como los Testigos de Jehová), en un ambiente festivo, con adornos característicos entre ellos el pesebre y el árbol de Navidad donde suelen colocarse regalos.

Antes de la tradicional fiesta de fin de año, que acaece el 1 de enero, las personas se reúnen con familiares y amigos la noche anterior, el 31 de diciembre (en la víspera del nuevo año) para celebrar el término del año viejo y brindar por un flamante año venturoso, despidiendo el anterior.

En vísperas, del 6 de enero, Día de Reyes, se aprontan los regalos que los niños recibirán.

El 4 de febrero se celebra la víspera de Santa Águeda que es el 5 de febrero. Se acostumbra en algunos pueblos, como Navarra, el País Vasco y el Vasco francés que los vecinos recorran las calles cantando a coro la canción de Santa Águeda, recordando su martirio, golpeando el suelo con ritmo.