Concepto de vikingo

En el nórdico antiguo, el vocablo “vik” aludiría a un gentilicio, ya que se usaría para nombrar a aquellos que procedían de los fiordos o bahías angostas y profundas. Para algunos filólogos de allí proviene la palabra vikingo; mientras que para otros, se deriva del latín “vicus” que puede traducirse como aldea.

Los vikingos fueron un pueblo europeo nórdico, de la etnia germánica, de tradición marítima y guerrera, y conocedores de astronomía, que usaban a los astros para orientarse en el mar. Se empezaron a conocer en el siglo VIII con el saqueo que realizaron en un monasterio inglés. En el siglo X arribaron a Groenlandia, donde permanecieron por cuatro siglos, y debieron retirarse por el recrudecimiento de las condiciones climáticas.

Concepto de vikingo

De entre los vikingos, los suecos que navegaban por el mar Báltico, y los noruegos, que lo hacían en el norte del Océano Atlántico se dedicaban especialmente a las actividades mercantiles; siendo los daneses, que se desplazaban por el Mediterráneo y los actuales países de España y Francia, los más temidos por su belicosidad, aunque no había entre ellos una separación real, pues toda la zona era Escandinavia.

El poder económico estaba representado por la posesión de tierras, siendo la actividad principal de su población la agricultura y la artesanía. Las conquistas eran dirigidas por el rey, que era a la vez el jefe guerrero, que era proclamado tal, por el pueblo en virtud de sus hazañas y destituido en caso de derrota. Conocieron la servidumbre, clase sin ningún derecho.

Luego de gobernar Gran Bretaña, hasta ser desplazados por los normandos, sus propios descendientes, que fundaron Sicilia, en Italia, y de tener gran protagonismo en el mundo europeo, fueron vencidos en el siglo XI.