Concepto de semana

Etimológicamente, semana proviene del vocablo “septimana”, que quiere decir siete días. Es justamente, un período temporal de siete días, contados de Lunes a Domingo o de Domingo a Sábado, cuyos días tienen nombres que corresponden a un astro cada uno. Corresponden, de Lunes a Domingo, respectivamente: a la Luna, a Marte, a Mercurio, a Júpiter, a Venus, a Saturno y al Sol, que son todos los astros que pudieron identificar los antiguos griegos.

Si observamos la traducción de estos astros a los días actuales, vemos que no hay mucha correspondencia terminológica entre el Sábado y Saturno; y menos aún entre el Sol y el Domingo, lo que sí ocurre en el idioma inglés (Saturday y Sunday). En castellano, Sábado, proviene del Sabat hebreo, día de descanso que se tomó Dios luego de crear el mundo; y Domingo significa “el día del Señor” de los cristianos, en que se produjo la resurrección de Cristo. “Dominus” es Señor, en latín.

Fin de semana se considera al Sábado y Domingo. La semana laboral, legalmente no puede ser mayor a 48 semanales. Si alguien trabaja los fines de semana debe tener otro día de descanso, como compensatorio. Esto no siempre fue así, y fue una larga y dificultosa lucha, que le costó la vida a muchos trabajadores, que lucharon contra la explotación de los dueños de las fábricas durante el siglo XIX, hasta conseguir paulatinamente sus derechos.

Fin de semana largo es cuando se añade al Sábado y Domingo, otro día no laborable (o más de uno) antes o después. Así ocurre en Argentina, con el Jueves y Viernes santo, que se añaden al Sábado y Domingo. En otros países, como Uruguay toda la Semana Santa es no laborable.

Semana Santa

Se llama Semana Santa al período comprendido entre el Domingo de Ramos, cuando ingresa Jesús a Jerusalén, y el de Resurrección de Jesucristo luego de su muerte. Ocurre entre los meses de marzo y abril de cada año.

Semana trágica

Este lamentable hecho se produjo en Argentina, durante la presidencia de Hipólito Yrigoyen. Fue una semana de represión estatal, durante este gobierno radical, que había comenzado con una política conciliatoria, mediando en los conflictos laborales. Todo empezó en diciembre, cuando los trabajadores metalúrgicos de Vasena e Hijos, reclamaron mejores condiciones de trabajo, salarios justos y 8 horas de trabajo, y tomaron la fábrica. En esta semana, entre los días 8 y 17 de enero, se produjo un encarnizado ataque avalado por el gobierno, que dejó unos 700 muertos, y muchos heridos y detenidos.