Concepto de acciones

Del latín “actionis”, significa modo de actuar, sobre todo ante la justicia; obrar, hacer alguna cosa. Toda actividad asignada a un sujeto es una acción o verbo, como saltar, correr o amar, que pertenecen respectivamente a la primera, segunda y tercera conjugación verbal, y también pueden desarrollarse en el presente, en el pasado y en el futuro.

Las acciones pueden ser buenas o malas según se ajusten o no a lo considerado valioso o disvalioso en determinada sociedad, que en ciertos casos, cuando son contrarias a alguna norma jurídica, se llaman acciones ilícitas.

Las acciones son medios de peticionar un derecho ante la justicia, para lo cual se moviliza el aparato jurisdiccional, para resolver la cuestión planteada, y pueden ser reales o personales, según protejan uno u otro tipo de derechos como el de propiedad o un contrato, respectivamente. También pueden ser civiles, si tratan de lograr un resarcimiento patrimonial, o penales, si su finalidad es castigar a quien cometió un delito. En la antigua Roma el primer sistema procesal fue el de las acciones de la ley, oral, riguroso y formal.

Dentro del capital de ciertas sociedades, como las anónimas, el capital se divide en acciones, que son títulos valores que representan porciones alícuotas, transferibles y cotizables en Bolsa, en el Mercado de Valores. Ser accionista mayoritario permite mayor poder de decisión en las Asambleas de Accionistas.

Planes de acciones son previsiones que se efectúan sobre lo que se va hacer en determinadas actividades, personales o empresariales.

Acciones bélicas son aquellos enfrentamientos armados entre distintos grupos o facciones antagónicos, que pueden pertenecer al mismo país, en caso de guerras civiles, o a países diferentes.