Concepto de adjunto

El vocablo latino “adiunctus” es el origen etimológico de la palabra adjunto. Está integrada por “ad” con el significado de “hacia”, y por “iunctus” que puede traducirse como “junto”.

Adjunto es aquello que está agregado a otra cosa, puesta a su servicio o colaboración. No es algo simplemente adherido, sino que tiene que guardar relación funcional con lo principal.

Puede tratarse de cargos o funciones, por ejemplo en las antiguas milicias españolas, el Mariscal era el segundo del Condestable, y estaba subordinado a él, aunque era un cargo jerárquico. Actualmente también existen estos cargos adjuntos, como el de Director comercial adjunto, el de Fiscal adjunto o el de Profesor universitario adjunto, que si bien reconocen a un superior, colaboran con él para la realización de una tarea eficaz: “El profesor adjunto me explicó el tema que no pude comprender en la clase del profesor titular”.

Concepto de adjunto

Entre las cosas, los muebles suelen tener accesorios adjuntos, que los hacen más cómodos y susceptibles de varios usos. Por ejemplo, existen camas que tienen adjunta (anexada) una mesa de luz, o cajones para guardar ropa; escritores que llevan adjunta en alzada, una biblioteca, etcétera.

Son frecuentes que ciertos documentos se adjunten o anexen a notas, demandas, presupuestos o correspondencias, con finalidad probatoria, explicativa o aclaratoria, debiendo consignar en el principal la existencia de estos anexos, por si se pierden. Ejemplos: “agregué los comprobantes de la deuda en archivo adjunto”, “al presupuesto entregado, el arquitecto adjuntó los planos de refacción” o “presenté la solicitud de inscripción, consignando que adjunta, está la fotocopia de mi documento de identidad”. Otros materiales adjuntos, tienen menos valor, como una carta de propaganda a la que se adjunta un folleto de la mercadería y su precio de venta.

En lingüística, ciertas palabras actúan como adjuntas de otras, como el caso de los adjetivos que califican al sustantivo que acompañan.