Concepto de ataque

Ataque proviene del italiano “attacare” y significa acometer. Se aplica a toda fuerza física o moral que se aplica sobre otro individuo o cosa, o que se origina en el mismo cuerpo. Es siempre violento y repentino.

Existen ataques armados entre fuerzas militares en una guerra; ataques de animales entre sí, o hacia un ser humano, o a una plantación; de una persona sobre otra o sobre cualquier objeto natural; o también ataques que el propio organismo produce como síntomas o consecuencias de determinadas enfermedades, como ataques de tos, ataques cardíacos, ataque de nervios, ataque de pánico, de dolor, etcétera.

También puede haber ataques verbales cuando alguien acomete con gritos y/o insultos hacia otra persona, humillándola, recriminándola u ofendiéndola de cualquier modo, aún sin usar la fuerza física.

En una guerra o pelea el que la comienza es el atacante o agresor, mientras que quien recibe el ataque y lo repele, o trata de hacerlo, toma una actitud defensiva.

En ciertos juegos deportivos, se llama posición de ataque a aquella que le confiere al jugador la posibilidad de realizar anotaciones, y son los jugadores que se ubican más cerca del área contraria.

En Química se denomina ataque al efecto que causa una sustancia al actuar sobre otra, haciendo que ambas se combinen o que varíe su estado actual, por ejemplo en una reacción de oxidación.

Los ataques no siempre tienen un efecto negativo de producción de daño, por ejemplo cuando se habla de atacar una enfermedad con los medicamentos adecuados, o de atacar las causas de la depresión económica, o de efectuar un ataque contra la pobreza; lo usamos para obtener resultados positivos.