Concepto de catálogo

Es una palabra griega que luego fue tomada por el latín “catalagus” significando “cata”= de arriba a abajo, y “log”= lenguaje. De este origen se deriva su aplicación a toda lista, nómina, o inventario ordenado, de cosas, personas o acontecimientos.

Este término es utilizado en contabilidad para referirse al listado sistemático de las cuentas empresarias, que es llevado por el Departamento Contable, para facilitar su registro y conocimiento. Los distintos tipos de operaciones comerciales son registradas según su origen; en ventas, compras, pagos, transferencias, etcétera. Sirve para identificar correctamente los distintos movimientos de ingresos y egresos, agrupados por letras, símbolos o números.

Es muy común el uso de catálogos en el caso de los viajantes de comercio, que como no llevan consigo toda la mercadería con que cuentan para vender, las agrupan según distintos criterios (por ejemplo, si es un vendedor de ropas en masculina y femenina, y dentro de estos rubros en ropa interior, prendas de vestir (faldas, pantalones, camisas, remeras, etcétera). Estos catálogos de ventas suelen contener imágenes de los productos ofrecidos.

Los catálogos de libros son muy útiles en librarías y bibliotecas, y pueden estar agrupados por títulos, temas o autores, y dentro de ellos por orden alfabético.

Catálogo de clientes son los que utilizan los vendedores, y que puede tener valor comercial, ya que contiene un listado de posibles compradores de determinadas mercancías, a quienes puede dirigirse una oferta.

Por extensión se dice catálogo a la agrupación de personas en una categoría determinada por sus aptitudes, por ejemplo: “Te catalogaron de inservible” o “te catalogaron como estudioso y trabajador”.