Concepto de coordinación

La palabra coordinar, derivada del latín “coordinatio”. Se compone de la partícula “co” que significa juntas, y “orden” que puede traducirse como ajustar, por lo cuales la coordinación es el resultado de colocar juntas y ajustadamente, en forma interdependiente, dos o más cosas o acciones para arribar a un fin. Por ejemplo: “la natación exige la coordinación del movimiento de brazos y piernas” o “La coordinación entre el trabajo y el descanso resulta muy beneficioso para salud física y psíquica” o “Coordinemos el momento en que cada uno deba salir de su casa para llegar juntos” o “Hay que coordinar las tareas de ventas con las de compra para no quedarnos sin mercaderías en el negocio” o “Debes coordinar en el baile, tus movimientos con la música”.

En Gramática, la coordinación ocurre entre oraciones de igual jerarquía, que están unidas a través de conjunciones coordinantes, para encadenar ideas en un discurso. El modo más sencillo de crear oraciones coordinadas es mediante la anexión de conjunciones copulativas (“y”, “e” y ni”): Ejemplos: “Pedro estudia y José trabaja”, Marcela es comprensiva e Irene tiene mal carácter” o “”Fátima no canta ni baila”.

En la coordinación disyuntiva se presenta una opción, donde una excluye a la otra, por ejemplo: “Te presto dinero o lo compras con el tuyo” o “¿Comemos comida casera u ordenamos pizza?”.

La coordinación distributiva no se enlaza por medio de conjunciones, sino que sus partes se yuxtaponen, verificándose el enlace por medio de palabras correlativas o repeticiones, por ejemplo: “Ora reíamos, ora llorábamos”, “Sea por amor, sea por dinero, se casó con ella”. Cuando la coordinación es adversativa, hay dos juicios que se contraponen en forma total: “No quiso entrar sino retirarse” o parcial: “Le gusta estudiar, pero un poco cada día”.