Concepto de deterioro

La palabra deterioro tuvo su origen etimológico en el latín “deteriorare”, derivado del adjetivo “deterior” con el significado de peor. El deterioro es el desgaste que se produce por obra del uso, de fenómenos climáticos, accidentes, hechos voluntarios, o del paso del tiempo que afecta tanto a las cosas animadas como inanimadas.

El deterioro es un concepto negativo que indica que la apariencia o la función de algo o alguien es menor con referencia a otro estado anterior. Por ejemplo: “mi vestido de tanto usarlo y lavarlo, se ha deteriorado, los colores ya no lucen con la intensidad de cuando era nuevo”, “mi casa ha quedado muy deteriorada después de la inundación”, "la plaza de mi pueblo está deteriorada pues nadie la cuida ni valora" o “mi cabello luce muy deteriorado luego de sufrir la acción del sol y del agua de mar”.

Concepto de deterioro

El deterioro puede ser súbito o repentino, y quedar en ese estado; o ser progresivo, lo que hace que cada vez esté el objeto o sujeto más estropeado.

En los seres vivos el proceso natural de envejecimiento produce deterioros físicos y cognitivos, por ejemplo: “mi perro está muy deteriorado, los años lo han dejado sordo y ciego” o “mi memoria está deteriorada, con los años recuerdo más el pasado que lo que ocurrió recientemente”. Las enfermedades y accidentes también pueden provocar estos deterioros con independencia de la edad del individuo. El Alzheimer es una enfermedad que provoca un gran deterioro cognitivo.

También sufren deterioro los objetos no concretos, como las ideas o la reputación de una persona: “mi idea sobre la política se ha deteriorado, merced a la acción corrupta de los políticos” o “la imagen del presidente se ha deteriorado en los últimos meses, y ha perdido credibilidad”.