Concepto de decrépito

Etimología y significado

Es en el vocablo latino “decrepitus” donde encontramos el origen del adjetivo decrépito. El término se compone por el prefijo “de” que indica separación o exclusión, más el participio del verbo “crepare” que indica la acción de provocar un ruido sordo y seco. Esta relación con el verbo “crepare” es dudosa y divide a los filólogos, pues no explica el significado que se le otorga de calificar a algo como viejo o deteriorado, y a las personas de edad muy avanzada que se encuentran por ello, con sus capacidades físicas y mentales reducidas. también se aplica a las ideas y costumbres, que el paso del tiempo ha tornado obsoletas.

Causas de decrepitud

La causa más frecuente de decrepitud en objetos y sujetos, es el paso del tiempo, que les quita sus cualidades de belleza, lozanía, integridad y esplendor. Sin embargo, el deterioro también puede producirse por otros factores, naturales o ambientales, que le den a los seres animados o inanimados una apariencia decrépita (de vejez) a pesar de ser jóvenes.

Si bien la vejez ha sido considerada durante mucho tiempo en las sociedades modernas, como sinónimo de decrepitud, especialmente en las sociedades de occidente (pues en la antigüedad y en la cultura oriental se respeta la sabiduría de la vejez y su experiencia) merced al avance de la ciencia, la ancianidad en la actualidad, y, por ende, la decrepitud, se ha extendido temporalmente; y podemos observar muchas personas gozando de integridad física y mental, aun en edades muy avanzadas.

Decrépito como insulto

A veces se le dice a una persona adulta, viejo decrepito, a pesar de no ser demasiado anciano, pero sí mayor con respecto a quien lo califica de tal, para significar que está diciendo cosas o sosteniendo ideas y tradiciones propias del pasado.

Ejemplos de uso

“El anciano decrépito apenas podía caminar, estaba desorientado y murmuraba frases incomprensibles; por eso se le acercó una persona y lo acompañó hasta el destacamento policial, para ver si podían hallar a algún familiar que viniera en su ayuda”, “El decrépito estado de mi casa, hace necesaria una urgente reparación”, “La afición a la bebida hizo que mi primo, aun siendo muy joven, presente el aspecto de un viejo decrépito”, “El decrépito estado de las calles de mi ciudad, atestiguan que el gobierno está invirtiendo poco dinero en mejoras del espacio público”, “Mi padre es un viejo decrépito, siempre está comparando mi juventud con la suya, para criticarme” o “Tu ropa está decrépita y hace poco que la compraste, deberías cuidar mejor de tus pertenencias”.