Concepto de cascajo

La palabra cascajo se deriva del verbo cascar, que es romper, quebrar o fragmentar, piezas quebradizas. Esos trozos de ladrillo, piedras u otras cosas duras, reciben el nombre de cascajos. En este sentido amplio, se lo usa como sinónimo de escombro, pues este último término comprende los restos de materiales de obras, procedentes de la demolición de estructuras, comprendiendo trozos de elementos prefabricados, como bloques de cemento, trozos de cerámica (tejas, ladrillos baldosas) y también restos de hormigón. Pueden reciclarse para servir de agregados.

También se les dice cascajos al conjunto de frutos secos, que tienen la cáscara dura, que se deben cascar para comer lo que tienen en su interior, como las nueces, las avellanas y las castañas, cuyo consumo es tradicional en Navidad: “Puse en la mesa varios platos de cascajos y al rato ya no quedaba nada”.

Al designar trozos de cosas quebradas, se le dice cascajo, de modo despectivo, a todo utensilio, trasto o mueble viejo, obsoleto, incluidos artículos tecnológicos, cuya vida útil parece haber terminado, están deteriorados o ya no cumplen bien la función para la que fueron creados. Por ejemplo: “Renueva ese cascajo, que tienes hace treinta años, y compra un automóvil que no tengas que reparar tan seguido”, “Con este camión, llegaré tardísimo a destino, es un cascajo que no resiste las altas velocidades”, “Mi computadora es un cascajo, que se apaga a cada rato” o “Tengo mi casa llena de muebles antiguos y desvencijados, algún día, invertiré mi dinero en comprar otros que sean estéticamente más agradables que esos cascajos”.

Cuando alguien dice que “está hecho un cascajo” es porque se siente decrépito, decadente en sus facultades físicas y/o mentales a causa de su avanzada edad: “Me miro al espejo y veo un cascajo, ya no reconozco al hombre que fui”.
En construcción, se les dice cascajo al conjunto de fragmentos de piedra, con los que se pavimentan las carreteras de ripio y también se usan en calles empedradas. Su grosor es superior al de la grava pero menor que el de los cantos rodados. Los caminos de ripio, rellenos de cascajo, levantan polvareda y exigen mantenimiento, siendo muy permeables, desventajas que se solucionan con el asfaltado, que, además, les brindan más seguridad y estabilidad a los vehículos que transitan sobre ellos. Sobre ripio, las ruedas deben estar más infladas y conducirse a velocidad bajo o moderada, para evitar accidentes.

Buscar otro concepto