Concepto de inverosímil

La palabra inverosímil procede del latín “inverisimĭlis” que se forma a partir de los siguientes términos: El prefijo de negación “in” y “verus” en el sentido de “verdad”. Lo inverosímil es aquello que se nos muestra como improbable de ser verdadero para nuestra lógica, valorado de acuerdo al sentido común que se nos impone en la cultura que vivimos, y de acuerdo a nuestro tiempo histórico. En ocasiones, podemos dar crédito a algo inverosímil, pues necesitamos justificar algún hecho, pues de no hacerlo, nos haría mucho daño, y nos negamos a aceptar la realidad.

Lo inverosímil no necesariamente resulta falso, sino que por ser algo inédito, extraordinario, fuera de lo común, o contrario a la naturaleza, el entendimiento humano se resiste a admitirlo como real.

Ejemplos: “Me resulta inverosímil creer que una persona sea capaz de matar a su propio hijo”, “La excusa que pusiste de que no viniste a trabajar porque fuiste secuestrado por extraterrestres me resulta inverosímil”, “No puedo entender cómo la mujer, creyó en la inverosímil explicación que le dio su hijo, para no asumir la responsabilidad del crimen, y creer en su inocencia, a pesar de todas las pruebas en su contra y la sentencia condenatoria que se le dictó. Solo su amor de madre pudo cegarla tanto”, “Ya soy anciano, y los adelantos tecnológicos que hoy aprecio, me hubieran resultado inverosímiles de creer si me hubieran contado en mi niñez, que estos cambios iban a ocurrir en el futuro”, “Tal vez algún día pueda viajarse en el tiempo, pero hoy me resulta inverosímil”, “A los niños les gusta escuchar cuentos inverosímiles, pues tienen mucha imaginación”, “Las propuestas del candidato político son muy alentadoras, pero de concreción inverosímil”, “Es inverosímil creer que aparecerá un arco iris en este día soleado” o “En la actualidad nos resulta inverosímil creer en los dioses de las antiguas mitologías, pero en esa época, no había explicación científica para los fenómenos naturales”.

Lo inverosímil como recurso de Marketing

Como estrategia de ventas, se utilizan muchas veces promesas inverosímiles, con el fin de captar clientela, que si bien reconoce que lo anunciado tiene apariencia de falsedad, lo que está comprando, en realidad, es una ilusión, como cuando se dice en una publicidad que el uso de un jabón le quitará a su apariencia diez años de vida, o que un perfume le asegurará conquistar al amor de su vida.

Lo Inverosímil en la Literatura y el Arte

Lo inverosímil es típico en los relatos literarios destinados al público infantil, como el caso de los cuentos de hadas y en los de ciencia ficción. En el Arte también podemos ver muestras de hechos inverosímiles como recursos para captar la atención y expresar la imaginación de su autor. Podemos citar, por ejemplo, la obra del pintor surrealista ruso Vladimir Kush, nacido en el año 1965, a la que él califica de “surrealismo metafórico”.