Concepto de específico

El origen de la palabra específico lo encontramos en el vocablo latino “specificus”, integrado por “species” en el sentido de especie, categoría o clase más el verbo “facere” que se traduce como “hacer”.

Cuando nos referimos a algo como específico queremos indicar que es particular, peculiar, distintivo o propio de una clase o categoría; no es cualquier cosa, sino esa y no otra que pueda sustituirla. Ejemplos de uso: “El uso específico de este inmueble es el comercial”, “Me agrada específicamente para el helado el sabor a chocolate. Si no hay, no compro otro gusto”, “No me muestre cualquier libro, vine a buscar específicamente el texto que le pedí”, “Los síntomas que refieres son específicos de la gripe” o “Tengo un problema específico con el aprendizaje de idiomas, me cuesta adquirir la pronunciación adecuada”.

Concepto de específico

Cada especie tiene rasgos distintivos característicos que les son específicos, por ejemplo, un rasgo específico de los humanos es su capacidad para usar el pensamiento abstracto.

Se dice en una comunicación que alguien no está siendo específico cuando elude tocar el tema principal y se evade en comentarios que no hacen al problema: “Sé más específico y concreto, respóndeme si vas a ir o no, solo estás dándome excusas pero no me respondes la pregunta”.

Cuando distinguimos entre objetivos generales y específicos, los primeros son más globales, y los últimos son más concretos.

En Física podemos diferenciar la masa específica del peso específico. La masa específica o densidad de un material homogéneo se corresponde a su unidad de volumen. El peso de esa unidad de volumen es lo que se llama peso específico que depende de la intensidad de la aceleración de la gravedad a la que se halle sometido. En el peso específico se relacionan el peso y el volumen. El peso específico se obtiene dividiendo la masa por el volumen, el peso específico del agua es 1000 Kg/m3.