Concepto de tamaño

La palabra tamaño se derivó del latín “tam magnus”: “tam” en el sentido de “tan”, y “magnus” de “grande”.
El uso más frecuente es aquel que se refiere a las dimensiones de un objeto, a sus medidas de largo y de ancho, cuando son unidimensionales. Si se trata de objetos bidimensionales, su tamaño está determinado por la superficie, y si tienen tres dimensiones, por su volumen.

Podemos clasificar los tamaños esenciales, en chicos, medianos y grandes, siendo estas calificaciones relativas y comparativas. Así un tamaño de zapatos de adulto será grande comparándolo con uno de niño, y uno de niño será grande comparado con el de un bebé. También podemos aplicarlo al tamaño de los seres vivos, y así diremos que un conejo es un animal pequeño si lo comparamos con un caballo o una vaca, pero será grande, tomando como referencia a un insecto.

Dentro de la misma especie, existen medidas de referencia consideradas normales, o de tamaño medio en cuanto a su altura (en las personas, varones entre 1,70 y 1,80 metros, y mujeres entre 1,60 y 1,65 metros). Los que son de mayor tamaño serán grandes, y chicos, los de menores medidas. En los humanos su tamaño está determinado por los genes y por su alimentación. Otro elemento que define el tamaño de un individuo es su peso, ya que, a mayor peso, mayor será el ancho de su cuerpo.

El tamaño de una población es el número de habitantes que posee. Cuando en Estadística se toma una parte de un conjunto poblacional para hacer un estudio, se habla de tamaño de la muestra, que cuanto mayor sea, más confiabilidad tendrá en sus resultados.

En general casi todas las cosas que pertenecen al mundo sensible pueden ser medidas, y, por ende, conocer su tamaño, aunque hay algunas, como el universo, cuyo tamaño, sabemos es inmenso, pero no puede precisarse su medida.
Cuando se habla de tamaño en Informática es para aludir a los bytes (unidades de información) que ocupa una carpeta o un archivo.

En cuanto a los sentimientos, ideas o capacidades, su tamaño, aplicado por extensión, es muy subjetivo: “El tamaño de su ignorancia es gigantesco”, “Mi amor por ti tiene el tamaño del mundo” o “Tiene una tamaña capacidad”.