Concepto de desproporción

Etimología

La palabra desproporción se integra de términos tomados del latín: el prefijo de negación “des” y “proportionis” en el sentido de “relación”. Una desproporción implica una falta de relación entre dos variables medibles, puestas a consideración, o entre el todo y sus partes constitutivas. Esta relación es comparativa.

¿A qué se aplica?

La desproporción o falta de correspondencia puede aplicarse al tamaño, la dureza, la cantidad, el peso, el valor, la importancia, el esfuerzo, etcétera. Ejemplos: “Es desproporcionada la cantidad de dinero que recibe el gerente como sueldo, con respecto al salario de los jefes de sección”, “Tu esfuerzo es desproporcionado a la tarea, ya que es muy sencilla y le dedicas demasiado tiempo y concentración”, “Es desproporcionada la cantidad de agua que le echaste a la mezcla, ya que es mucha, con respecto al material sólido” o “Es desproporcionado el valor que le das al trabajo, ya que estás descuidando a tu familia”.

La desproporción en Biología

Es la falta de proporción o correspondencia en el tamaño de tejidos u órganos, que pueden resultar más grandes o más pequeños respecto de lo considerado normal, lo que puede provocar disfunciones en general, o complicaciones al momento de nacer. Por ejemplo, fetos demasiado grandes o muy pequeños para su edad gestacional, o el caso de la desproporción cefalopélvica (CPD) que dificulta el parto natural, cuando el tamaño de la cabeza del bebé es muy grande para pasar por la pelvis materna, y debe recurrirse a una cesárea.

La desproporción y la estética

La proporción es vista en general, estéticamente, como armonía, siendo entendida la desproporción como aquello que no guarda simetría, y relación con patrones de belleza estandarizados, por ejemplo: “Tiene un rostro desproporcionado, con facciones muy grandes para su pequeña cara”; o, con respecto a las cosas, podemos decir que los muebles de una habitación resultan desproporcionados, pues son muy grandes para una habitación de pocas dimensiones.

La desproporción en el arte

Así como vimos que estéticamente se valora en general la proporción, esto es subjetivo, y el arte, ha sacado provecho de la desproporción, para generar estilos únicos que hicieron nacer determinados movimientos. Como ejemplo, podemos mencionar al manierismo, que surgió en el siglo XVI en el continente europeo, donde “ex profeso”, se alteraban las proporciones de las figuras, como modo de rechazo a lo impuesto por el arte renacentista, que privilegiaba la armonía y la proporción.

La reacción química de desproporción

En esta reacción, el elemento que se halla en estado de oxidación, al mismo tiempo, se oxida y se reduce, por lo cual se trata de una reacción de reducción-oxidación simultánea, como ocurre cuando se descompone el agua oxigenada, en agua y oxígeno molecular.