Concepto de taciturno

Taciturno es un adjetivo que se originó en el latín “taciturnus”, derivado del verbo “tacere” que se traduce como “callar”. Es por eso que alguien es taciturno cuando es callado y silencioso. Socialmente es un individuo que presenta problemas en la comunicación con sus semejantes, siendo tímido y retraído. En general, son personas inseguras, que le temen a la crítica, y son desconfiadas; por eso se recluyen en sí mismas, teniendo en su mayoría una rica vida interior, que suele manifestarse en el arte o la ciencia. No significa que tengan malos sentimientos, pues pueden ser moralmente íntegros, pero les cuesta exteriorizarlos.

En las reuniones, si es que concurren, ya que no gozan de las mismas, jamás son el centro de atención y permanecen en sitios apartados. Aparentan ser tristes y melancólicos, aunque no siempre es así. En ocasiones, suele ser un período pasajero, donde la persona está experimentando algún problema, y, cuando éste se resuelva, volverá a ser una persona sociable y vivaz.

Ejemplos: “Mi padre se muestra taciturno, desde que falleció mi abuela, aún es reciente su pérdida, así que confío que, con el paso del tiempo, volverá a ser el de siempre” o “Hay un niño en la escuela que se muestra taciturno. No hace amistades y no habla con nadie. Debemos averiguar qué le ocurre”.

Guillermo el taciturno, fue el apodo que recibió el príncipe Guillermo de Orange, de la casa de Nassau, que se rebeló contra la Corona española, que ocupaba su territorio, por el inmenso número de españoles que intervenían políticamente en los Países bajos, y la persecución de los protestantes, lo que desencadenaría la Guerra de los Ochenta Años. El apodo de Taciturno se debió a que cuando el rey Felipe le confió su plan secreto para perseguir a los calvinistas, él se mantuvo silencioso y escuchando atentamente, para luego usar esa información en contra del propio rey español.