Concepto de grande

La palabra grande es un adjetivo que se originó en el latín “grandem”, calificando aquello que posee dimensiones considerables, en su largo y/o en su ancho. Lo grande es voluminoso. Algo puede ser grande en términos generales y absolutos, como el caso del universo; o de modo relativo, en comparación con un patrón o medida o con otros individuos de su especie. Así un moscardón en sentido absoluto es un insecto pequeño, pero es grande si se toma como referencia una mosca normal.

Ejemplos: “Esta taza que usaste para servir café es muy grande, se parece a una de té”, “La ropa me queda grande pues adelgacé mucho” o “La piscina es muy grande, y me cuesta nadar toda su longitud”.

Pero también grande puede tener otros usos de acuerdo al contexto:

Cuando un niño crece en su etapa de niñez y desarrollo se notan los cambios en su altura, y suele decirse que “se está poniendo grande” o cuando se llega a la edad adulta se lo tilda de grande, queriendo significar que ya no es un niño ni un adolescente, y a veces también se utiliza como sinónimo de anciano: “Ya eres grande y debes asumir tus responsabilidades” o “Mi padre ya es un hombre grande y le cuesta valerse por sí mismo”, respectivamente.
Cuando alguien ha realizado proezas o hazañas, o tiene alguna virtud destacable también se usa para elogiarlo, el calificativo de grande: “Mi primo es un grande, siempre está dispuesto a ayudar al prójimo” o “El libertador San Martín fue un grande, por su valentía y su sencillez”.

Muchos monarcas en la historia de la humanidad fueron apodados con el título de “el Grande” o “Magno”, entre ellos, Alejandro III de Macedonia, sitio que gobernó entre el 336 y el 323 antes de Cristo. A Alejandro se lo conoce como Alejandro Magno o “El Grande”; otro caso es el de Tigranes Segundo “el Grande” emperador armenio que gobernó entre los años 95 y 55 antes del cristianismo, o Alfredo “el Grande” que fue rey de Wessex (uno de los reinos de Inglaterra) desde el año 871 hasta su deceso el 26 de octubre del año 899, que ganó celebridad al enfrentar con éxito a los vikingos.