Concepto de etéreo

Etéreo es un calificativo que procede de éter, del griego “αιθεριος” que puede leerse como aithērios y del latín “aetherĭus” en el sentido de un compuesto químico volátil, una sustancia que creían los griegos era lo que los dioses respiraban; y también usado para designar el firmamento y el aire de mayor pureza, a lo que se le añade el sufijo de relación “eo”.

En la antigüedad como ya dijimos el éter era una sustancia muy pura, brillante y ligera, siendo uno de los cinco elementos que integraban la naturaleza, y que para Aristóteles estaba en el mundo de lo sobrenatural. En la Edad Media se lo llamó “el quinto elemento”.

En Química, lo etéreo se encuentra referido al compuesto químico que actúa muy bien como disolvente, que se usa en general como anestésico.

Los aceites esenciales son sustancias etéreas con efectos relajantes, que se extraen de las plantas.

Lo etéreo es todo aquello que resulta intangible, puro, delicado, irreal, sutil, sublime y difuso, aplicable a pensamientos puros y utópicos, a obras de arte o textos literarios que transmiten amor y pureza, a paisajes celestiales o a ángeles y seres que carecen de vicios o defectos.

Ejemplos: “La novia vestida de un blanco inmaculado mostraba una imagen etérea”, “El etéreo paisaje de montañas me transportó a un mundo sobrenatural”.

El arte etéreo representa cosas irreales, que parecen reflejar mundos imaginarios, como pueden ser por ejemplo, muchos cuadros de Salvador Dalí (1904-1989) pintor surrealista que evolucionó hacia el misticismo., donde nos muestra imágenes oníricas con significados ambiguos y de comprensión irracional.

En el mundo espiritual, se denomina cuerpo etéreo o vital, a aquel donde se concentra la más baja vibración y expresa el principio vital. Se trata del gemelo metafísico del cuerpo material al que le brinda energía y lo rodea, interactuando con él, pero no se puede ver ni tocar. Si el cuerpo etéreo se distorsiona, el cuerpo físico se enferma.