Concepto de torsión

La palabra torsión procede etimológicamente del latín “torsionis” vocablo integrado por el verbo “torquere” cuya traducción al español es “torcer” o “girar” más el sufijo “ionis” que indica que se trata de una acción o un efecto.

Una torsión, es entonces el acto o el resultado de torcerse. Se usa en diversos ámbitos.

En Gimnasia, decimos que se hacen torsiones cuando giramos alguna parte del cuerpo para realizar las diferentes actividades físicas, por ejemplo: “El gimnasta realizó una torsión, doblando su cintura hacia atrás”. Las personas que realizan muchas torsiones con su cuerpo se llaman contorsionistas.

En Mecánica, una torsión ocurre cuando un cuerpo recibe en forma simultánea el accionar de dos fuerzas paralelas y opuestas que provocan su deformación.

En Geometría la torsión de curvas, hace referencia al cambio en la dirección del vector binominal. Una recta tiene una curvatura nula, por ello si queremos tener una medida intuitiva de una curva sería lo que le falta en un punto para convertirse en recta, mientras que torsión de la curva es lo que tiene de falencia la curva para tener la calificación de curva plana (la que reside en un único plano).

En Biología, existen ciertas dolencias que son provocadas por torsiones, como por ejemplo la torsión gástrica, donde el intestino gira, por poseer una fijación deficiente de los ligamentos, probablemente por exceso de gases acumulados en el estómago, impidiendo la correcta oxigenación sanguínea y su circulación, siendo un problema de salud muy grave, que ocurre en el ganado, pero fundamentalmente en los perros de contextura grande.

La torsión testicular es una afección muy dolorosa por la cual se tuerce el cordón espermático, que es el hace de sostén de los testículos en el escroto y contiene vasos sanguíneos que irrigan el testículo. Es más común en los bebés y adolescentes, que en la población adulta, y en muchos casos el tratamiento es quirúrgico.