Concepto de indignación

La indignación, término proveniente del vocablo latino “indignatio” es un sentimiento de desagrado, insatisfacción e impotencia que sufre una persona cuando considera que su dignidad humana, o la de otros, ha sido avasallada en forma injusta, y que se manifiesta a través de gestos, palabras o reacciones violentas o despreciativas hacia quien considera le causó ese malestar. Ejemplos: “Me indignó profundamente que el ascenso se lo dieran Gabriel por ser el yerno del jefe, y no a Juan que trabaja sin descanso” “Estoy indignada. Respondí todas las preguntas del examen, y me reprobaron sin explicaciones”.

Quien se halla indignado sufre un estado emocional que muchas veces se combina con la ira, y puede reaccionar en forma violenta, pero en otros casos la indignación puede mover a acciones positivas, de protestas o luchas pacíficas en defensa de los derechos violados, con el fin de restaurar la justicia quebrantada: “El pueblo indignado salió a recorrer las calles clamando por justicia, ante la muerte de un vecino, víctima de la inseguridad” o “los empleados indignados, recurrieron a un abogado para reclamar su indemnización ante el despido injustificado”.

El movimiento de los indignados, es como se llama al grupo de personas que desde el 15 de mayo de 2011 se concentran en las plazas de España para pedir por una democracia con mayor participación, por más transparencia en las actividades guberamentales, bancarias y empresarias, y por el reconocimiento de derechos básicos como el trabajo o la vivienda digna, desde su condición de ciudadanos desprotegidos (sin empleo, precarizados, excluidos) sin ninguna bandería política partidaria.