Concepto de manifiesto

Del latín “manifestum”. Algo que es manifiesto es contrario a lo oculto, es lo que se pone al descubierto, se expone, para conocimiento público, por ejemplo cuando decimos “su enojo es manifiesto” queriendo decir que se traduce en actos observables.

En el Derecho Romano se conocía al “furtum manifestum” como un tipo de “furtum” (delito que se cometía al sustraer una cosa mueble ajena sin consentimiento de su propietario) por el cual se encontraba al ladrón en el momento de cometerlo, lo que agravaba la penalidad.

En el Cristianismo se habla de manifiesto al referirse al sacramento de la Eucaristía, cuando se encuentra expuesto a los fieles, para su adoración.

En Ciencias Sociales, se conocen con el nombre de manifiesto las declaraciones públicas, de contenido preferentemente político, que expresan ideas y planes de acción para llevar a cabo los objetivos. Un ejemplo es el “Manifiesto Comunista” (1848) obra de Karl Marx y Friedrich Engels, consistente en una proclama redactada por encargo de la Liga de los Comunistas.

Otro ejemplo en este sentido es el “Manifiesto del 23 de septiembre de 1911” de carácter anarquista y comunista, redactado durante la Revolución Mexicana”.

Es también un documento usado en navegación, donde el capitán de un buque declara su carga para el control aduanero.

También se usa la expresión en el ámbito artístico para la reivindicación pública de algún movimiento vanguardista. Por ejemplo el “Manifiesto del Futurismo” fue publicado, el primero en 1909 y el segundo un año después, por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti, en el diario francés “Le Figaro”.