Concepto de denotar

La palabra denotar es un verbo transitivo, que siempre necesita estar acompañado de un objeto directo, que se originó en el latín “denotāre”. Este vocablo se compone de la preposición “de”, empleado para indicar una dirección que abarca algo por completo, de arriba a abajo, y del verbo “notare”, en el sentido de señalar o marcar. En la antigua Roma, la marca social más temida era la imposición de la tacha de infamia, que denotaba que una persona era indigna; y por ello, no podía ocupar cargos públicos ni testificar, entre otras restricciones.

Socialmente

Por un lado, denotar es una señal que nos indica algo que aparece como evidente y manifiesto. Puede aplicarse a estados anímicos, sentimientos, personalidades, y estados físicos o mentales: “Su amplia sonrisa denota la paz de su corazón”, “Los niños con sus juegos denotan alegría”, “Su profusa obra literaria denota que es una persona de gran creatividad”, “Sus manos callosas denotan que llevó una vida de mucho sacrificio”, “La suciedad de su casa, denota que es una persona desprolija”, “Sus actitudes ilógicas, denotan que su razón está trastornada” o “Sus constantes gritos, denotan una personalidad agresiva”.

En Lingüística

Muchos signos lingüísticos, señalan o denotan que se debe, para interpretar correctamente lo escrito, conocer sus significados, para incorporarlos al texto, por ejemplo: los guiones en un diálogo, denotan que hay que cambiar de hablante; las comas y los puntos que hay que hacer una pausa; los signos de interrogación, que se trata de una pregunta; y los de exclamación, que se debe dar énfasis, para ordenar o remarcar una expresión.
En relación a los conceptos, lo que ellos denotan, es su significado objetivo, explícito, referencial y directo. Son las explicaciones que para ellos podemos hallar en el diccionario, las que son ajenas a cualquier contextualización. Cuando los adaptamos al contexto, los adecuamos y los valoramos, dándoles una significación secundaria, hablamos, no de denotar, sino de connotar. Por ejemplo: Si digo morir, objetivamente, es dejar de existir. En este caso, estoy denotando el concepto “morir”; pero si afirmo “Estoy muerta de cansancio” le estoy dando una connotación, acorde al momento que estoy viviendo que no coincide con su significado literal, de acabar con la vida, sino con que estoy agotada. Si bien denotar y connotar son palabras de significado diferente, resultan complementarias, para que la comunicación resulte rica y el mensaje llegue al interlocutor de modo claro y entendible, ya que la objetividad del significado es importante, pero también situar la expresión en el contexto dado.