Concepto de manojo

Del latín “manuculus” un manojo es una pequeña cantidad de cosas muebles, pero que son más de dos, que pueden tomarse al mismo tiempo con las manos. Se aplicó en un principio a un hacecillo de hierbas y luego se extendió a otras cosas. Por ejemplo: “Tenía en la mano un manojo de llaves, pero debió probar todas pues no sabía cuál correspondía a esa puerta”, “La madre tomó un manojo de papeles del escritorio, y sin revisarlos los tiró la basura para arreglar en el enorme desorden que había hecho su hijo”, “El manojo de cerdas, conocido como cerdamen, estaba preparado para confeccionar un cepillo de ropa”, “El niño se apoderó del manojo de globos y no los quería compartir con sus compañeros” o “Dentro de un manojo de cartas viejas hallé una de mi padre que me llenó de emoción”.

En general los manojos conforman un haz de cosas de la misma especie, que está unido de alguna manera, por una cuerda, un gancho, un hilo, etcétera, aunque esto no ocurre siempre.

Puede designar también algo abundante: “El pesado manojo de trigo era llevado por el niño con gran esfuerzo” o “Tengo un manojo de quehaceres y de solo pensar en cuánto es, me estoy cansando”.

Puede usarse en sentido figurado: “Si tuviera un manojo de esperanza, mi vida no sería tan sombría”, “Conservo un manojo de información pero en este caso tan específico no me sirve” o “Tu cariño se fue desarmando como un manojo de flores marchitas”.

La expresión “Estoy hecho un manojo de nervios” significa que la persona está muy estresada y a punto de sufrir un colapso emocional.