Concepto de haz

Haz es un ejemplo de palabra homónima, ya que según su diversa etimología adquiere significados distintos. El plural es “haces”.

Del latín “fascis”, haz hace alusión a un manojo de cosas de formato alargado, o sea un conjunto de esos elementos dispuestos en forma agrupada, como un haz de leña, de ramas o de espigas: “El hombre cargaba un pesado haz de leña sobre su avejentada espalda”.

Con este mismo origen se usa en Geometría para designar a las líneas rectas que se encuentran en un punto, o a los planos que comparten una recta en común; y en Física, un haz son las ondas o partículas que se propagan en igual dirección espacial y nacen en un punto único, como ocurre con un haz de luz.

En Anatomía, el haz de His, es un fino cordón de estructura muscular que permite en el corazón, que las aurículas puedan transmitir su excitación a los ventrículos, integrando su sistema bioeléctrico.
De “acies” vocablo latino que en sus orígenes se aplicó al filo de un arma blanca, pasó luego a designar una fila de combate dispuesta de modo ordenado.

Del latín “facies” puede traducirse como anverso, cara o parte anterior de algún objeto, como el caso de la superficie superior o adaxial carente de estomas, de las hojas de las plantas.
Durante la dictadura española de Franco, apareció una revista (en 1935) titulada “Haz”, relacionada con el sindicato Español Universitario.

Como forma verbal, “haz” es en el modo imperativo del verbo hacer, la segunda persona del singular: “Haz esa actividad por favor hijo mío”. No confundir con "has" que es la segunda persona singular del modo indicativo del verbo haber, por ejemplo: "Has vuelto a cometer el mismo error".