Concepto de pie

La palabra pie tuvo su origen en el latín “pedem” y se hace uso de este vocablo en varios ámbitos:

En Anatomía es la parte donde finaliza la pierna, y sirve de apoyo al cuerpo. El pie de los humanos está conformado por tres grupos óseos: el tarso (integrado por siete huesos, ubicados en dos filas, y que son cortos e irregulares) el metatarso (lo forman cinco huesos largos) y los cinco dedos (se integran con tres huesos: falange, falangina y falangeta, menos el primer dedo interno, conocido como “dedo gordo” que solo tiene dos: falange y falangeta).

En Botánica, el pie es el sostén de las plantas, representado por su tallo; o el tronco en el caso de los árboles.

Mantenerse en pie, puede significar literalmente estar en la posición de parado, en lugar de acostado o sentado; o en sentido figurado, no “caerse” o dejar de tener vigencia un proyecto o una ilusión: Ejemplos del primer caso: “El árbol se mantuvo en pie a pesar de la tormenta fuerte” o “Los niños quedaron cansados, pues el acto escolar fue largo y permanecieron en pie durante todo su desarrollo”. Ejemplos del segundo caso: “A pesar de los años, las ideas de Platón siguen en pie” o “El proyecto de construir un hogar para animales abandonados aún sigue en pie”.

En una conversación, y especialmente en las representaciones teatrales, se denomina pie a los dichos de uno de los intervinientes o personajes que hace de enlace para permitir a otro su prticipación: “Mi primo habló sobre la guerra lo que me dio pie para contar mis tristes anécdotas de mis días de soldado” o “El actor le dio pie a su compañero de elenco para hacer una broma sobre lo que estaba diciendo en su texto”.

En un escrito, el pie de página es la parte inferior de la hoja: "Observa el dibujo que consta a pie de página y relaciónalo con el texto que lo antecede" o "Coloca una nota aclaratoria al pie de página".

Un pie es una antigua medida de longitud (tomando como modelo la medida de un pie humano) que usaron pueblos como el romano y de cuya constancia hay testimonios en la ley de las XII Tablas, y es de 29,57 centímetros. En el sistema inglés, el pie es una unidad de longitud que equivale a 30,48 centímetros.