Concepto de naufragio

La palabra naufragio proviene en su etimología del latín “naufragĭum”, palabra integrada por “naus” con el significado de nave, y por el verbo “frangere” que puede traducirse como “romper”.

Poseidón, dios del mar, provocaba en sus momentos de ira, tormentas, terremotos y por ende, naufragios, según la mitología griega. Los marineros pedían a este dios, en sus oraciones para tener un viaje sin sobresaltos, muchas veces ofrendándole la vida de caballos, a los que ahogaban.

Concepto de naufragio

Ocurre un naufragio cuando se produce el hundimiento de una embarcación mientras navega por aguas dulces o saladas, por causas naturales, fallas humanas en el manejo o en la construcción del buque; o acciones intencionales, como sucede en las guerras. Los restos del naufragio se denominan pecio.

Un famoso caso de naufragio en época de paz, fue el del transatlántico de origen británico RMS Titanic entre el 14 y 15 de abril de 1912, donde se combinaron varios factores para que el desastre del naufragio a causa del choque con un iceberg, y la apertura de una vía de agua como consecuencia de la colisión, ocurriera: el clima y el exceso de velocidad a pesar de haberse informado a la tripulación la presencia de icebergs. El número de víctimas fatales hubiera sido menor si las operaciones de salvataje luego del choque, hubieran estado mejor dirigidas, y contaran con más cantidad de botes salvavidas, pues eran insuficientes. La historia fue llevada al cine.

En época de guerra podemos citar como triste ejemplo, el naufragio del crucero argentino General Belgrano, hundido por un submarino nuclear inglés, mientras navegaba fuera del área de exclusión, el 2 de mayo de 1982, mientras sucedía la Guerra de Malvinas contra Inglaterra. Murieron 323 personas.

Por extensión se usa la palabra naufragio para calificar los proyectos o empresas que no llegan a concretarse o que deben suspenderse en su ejecución. Ejemplos: “el proyecto de colocar más semáforos en la ciudad naufragó por problemas de falta de presupuesto” o “nuestra empresa naufragó al crecer la competencia desleal”.