Concepto de proclive

En el latín, y más concretamente en la palabra proclïvis, es donde hay que remontarse para encontrar el origen del término actual de proclive. Un adjetivo este que, según el Diccionario de la Lengua Española, define a algo o a alguien que está inclinado bien hacia adelante o bien hacia abajo.

No obstante, el concepto que nos ocupa tiene una segunda acepción que en cierta medida es una continuación del significado anterior. En este caso concreto, la palabra proclive se utiliza para expresar que un ser o una cosa es propenso a algo.

En este sentido, muchas son las frases que pueden dejar patente el sentido de esta segunda definición. Este sería el caso, por ejemplo, de la oración que dice: “La debilidad de su organismo hace que Manuel sea proclive a enfermar con mucha frecuencia”.

Asimismo, hay que subrayar que de manera habitual suele emplearse el concepto como definición de que algo o alguien es propenso a algo malo. Una muestra de ello sería esta: “A pesar de sus años en la cárcel, parece que no había aprendido y es que seguía igual de proclive a cometer robos”.

Propenso, predispuesto o tendente son los sinónimos del concepto actual que estamos tratando el cual es muy utilizado también como sinónimo de la expresión “tomar partido”. En este sentido podría decirse: “Aquel juez siempre ha sido muy proclive a apoyar a los más desfavorecidos”.