Concepto de restricción

La palabra restricción proviene en su etimología del vocablo latino “restrictio” que es el resultado de la acción de restringir, derivada del latín “restringere” con el significado de limitar o comprimir.

Por lo tanto, la restricción es lo que establece límites, topes, o impide superar ciertos máximos. Es lo contrario a lo amplio, abierto o irrestricto.

En materia de Política Económica es frecuente hablar de restricciones en épocas de crisis. Por ejemplo: “la gente ha efectuado restricciones en su consumo, por los bajos ingresos” o “hay restricciones en el ingreso a los empleos públicos, por la falta de fondos en las arcas del Estado” o “la huelga de camioneros impuso restricciones para vender productos que no llegan a los centros de expendio”.

En materia vehicular, puede haber restricciones en el tránsito: “hay restricción en esta vía para la circulación de camiones”.

También pueden existir para ingresar a establecimientos educacionales, por escasez de vacantes o porque se toman exámenes de admisión.

Puede también referirse a conductas humanas: “este hombre tiene restricción de acercarse a mi casa, pues me ha amenazado”, “tengo restricción de consumir ciertos alimentos en virtud de mi dieta” o “en los colegios hay restricción para el uso de celulares”, "hay restricción de fumar en lugares cerrados".

Cuando se define una palabra puede hacerse en sentido amplio (con el máximo alcance que puede tener el vocablo) o en sentido restringido, cuando se trata de precisar o circunscribir el término.

Un espacio restringido, es un lugar delimitado, donde solo pueden acceder ciertos individuos determinados, por ejemplo: “hay restricción para el ingreso de familiares a terapia intensiva”.